Cómo mantener mis finanzas personales saludables en 5 pasos

Profile PictureFlag
Sebastian Spanish
November 2, 2017
530
3 minutes
Cover Photo

Inflación, aumento de impuestos, crisis económica ... pueden parecer palabras en otro idioma, sin embargo, no es necesario dominar todo el lenguaje financiero para tener un balance saludable.

Tener una relación sana con tus finanzas implica administrar tu presupuesto de manera responsable. No se trata de juzgar tus elecciones actuales de consumo, y mucho menos de dictar el comportamiento que necesitas adoptar. Gestionar tu ingreso de forma responsable significa saber cómo tomar decisiones en función del presupuesto. Aprender a priorizar y, por lo tanto, evitar las compras compulsivas es una parte integral de esa gestión.

A continuación, te presentamos cinco pasos que te ayudarán a garantizar un mínimo de paz financiera y conciliar el sueño por las noches.

1. Pagar y planear

Por supuesto, el costo de la vida va en aumento. Sin embargo, recuerda que eres responsable de tu propia vida y de tu situación financiera. Muchas personas no pueden llegar a fin de mes en gastos, no porque no tengan los recursos suficientes para cubrir sus necesidades, sino porque no administran sus finanzas adecuadamente. Necesitas saber a detalle cómo gastas tu dinero. Lo primero que debes hacer es enumerar todas tus deudas, desde la más pequeña hasta la más grande. Toma nota de todo. Esto te permitirá tener una idea clara de tus finanzas, pues antes de que puedas disfrutar de una mejor salud financiera, debes saber hacia dónde se dirige y la mejor manera de comenzar a construirla es hacer un plan. Escribe tus metas (para la semana, el mes, el año, la década). Tener un plan te dará algo sobre que apoyarte, mirar y decir: "estoy aquí y necesito estar allá, y así es como lo haré".

2. ¿Hormiga o cigarra?

¿Hormiga o cigarra?

Así como en la fábula de Esopo, el ahorro puede parecer algo muy difícil de lograr, pero necesitas construir un buffer financiero ahorrando constantemente. Debes tener dinero en tu cuenta para que, si pierdes tu empleo o surge alguna otra emergencia, tengas el efectivo para cubrirlo. Necesitas la seguridad que solo puede ofrecer un buen ahorro.

La clave es poder gestionar las emergencias con ahorros, en lugar de tener que liquidar tu cuenta de jubilación o apoyarte en una tarjeta de crédito de alto interés, puesto que tratar de resolver una emergencia con una tarjeta puede llevarte a una ruta peligrosa de la deuda. Además, esto debe estar separado de tus inversiones; debe ser fácilmente accesible por lo que debes mantener tu fondo de emergencia en una cuenta de ahorro de alto rendimiento distinta de la cuenta que utilizas para los gastos diarios.

3. Reduciendo gastos

Es necesario controlar tus gastos, nadie más puede hacerlo por ti. Debes identificar dónde puedes reducir los costos y luego ser firme. Por ejemplo, si adquirir un automóvil más pequeño te ahorrará dinero, y puedes hacerlo funcionar, ¡entonces hazlo! No es necesario pagar más auto del que necesitas. El mismo principio se puede aplicar a otras cosas en tu vida.

La mayoría de las personas no saben con certeza cuánto gastan en alimentos, vivienda y entretenimiento y la mayoría prefiere no enterarse, por temor a que esto revele áreas en las que deben recortar presupuesto donde no quieren hacerlo.

4. Presupuesto por supuesto

Presupuesto por supuesto

Cualquier buena situación financiera se basa en un presupuesto sólido. Haz un presupuesto antes de hacer cualquier gasto. El hecho de que puedas permitirte comprar algo no significa que debas hacerlo, afirma Edgar Dworsky, fundador de ConsumerWorld.org. "El hecho de que ganes un buen salario, o simplemente obtengas un aumento, no significa que debas gastarlo todo", dice. Especialmente si repentinamente obtienes un gran aumento en tus ingresos, mantén tu nivel de vida anterior y canaliza el resto para pagar deudas o aumentar tus ahorros. Como no estás reduciendo tu presupuesto existente ni recortando gastos, podrás lograr todo esto sin sentir que has tenido que recortar gastos o hacer sacrificios.

5. Visualiza tu futuro

"Desarrolla una sola imagen mental emocionante de dónde quiere estar en cinco años", dice Don Chambers, autor de Money Basics for Young Adults. "Cada día, mientras te retiras del trabajo, piensa en esa imagen", dice. Tal vez esto suene un poco tonto, pero la visualización es una técnica motivacional efectiva. Consultar su libro podría ser una excelente manera de guiar tus finanzas personales a un estado saludable y comprender el vocabulario financiero, pero debes tener en mente que te encontrarás con términos en inglés; podrías aprender inglés con un maestro nativo para tener conversaciones referente a temas financieros y preguntar tus dudas del vocabulario de finanzas que necesites.

Visualiza tu futuro

Infórmate para elegir las inversiones más seguras y continúa guardando tu dinero. Encuentra un buen planificador financiero o asesor que entienda que la opción más lenta y constante es la mejor y sigue sus consejos. Sigue invirtiendo con el objetivo de un crecimiento constante. Considera que una buena salud financiera significa tener el dinero que necesites para tus planes a largo plazo.

En conclusión, la manera más rápida de avanzar es aclarar en detalle el resultado que deseas y actuar en consecuencia. ¿Tienes algún consejo para mantener tus finanzas saludables? No dejes de compartirlo con nosotros.

Articles You May Like

IELTS Study
Profile Picture
Martyn Fairlamb
April 12, 2018