Recorre la arquitectura de India visitando sus 10 mejores templos

Flag
Sebastian Spanish
November 30, 2017
731
5 minutes
Para muchas personas, India está representada por el Taj Mahal, sin embargo este país de milenaria tradición y cultura tiene mucho más para ofrecer a sus visitantes por lo que sería una lástima limitarse a una visita de la nueva maravilla del mundo cuando existen muchos templos que conforman su patrimonio y están abiertos al público.


India es uno de los destinos turísticos más populares y gracias a la globalización existe mucha información disponible y guías en inglés, así que incluso si estás en el continente asiático esta es una oportunidad para aprender inglés. Después de una larga investigación, te presentamos los 10 mejores templos para visitar en la India.

1. Tehpur Sikri, Uttar Pradesh


A unas pocas decenas de kilómetros de Agra y su Taj Mahal se encuentra la ciudad fantasma de Fatehpur Sikri. Erigido bajo el reinado del emperador Akbar, fue la capital del Imperio mogol desde 1571 hasta 1585 antes de ser abandonado debido a la escasez de agua. Sin embargo, la belleza del lugar atrae a muchos visitantes y la ciudad nunca permanece desierta durante mucho tiempo. La puerta principal es grandiosa y anuncia el color de este conjunto monumental muy bien conservado.

Entre los edificios más notables de Fathepur Sikri se encuentra la Mezquita Jama Masjid, que alberga a uno de los santos musulmanes sufíes más venerados, Sheikh Salim Chishti. El emperador hizo construir Fatehpur Sikri cuando su primer hijo vino al mundo y erigió una suntuosa tumba para el adivino. Los visitantes de hoy vienen a atar pequeños hilos de algodón alrededor de la tumba con la esperanza de que sus deseos se hagan realidad. La capital abandonada de Akbar es una parada ideal en tu camino desde Agra a Jaipur.

2. Fuerte Mehrangarh, Jodhpur, Rajasthan


Rajasthan muestra sus innumerables maravillas arquitectónicas a los visitantes para quienes es imposible ver todo en una o dos semanas. El fuerte de Jodhpur se convierte en uno de los imperdibles de tu viaje en este hermoso estado. Con vistas majestuosas al casco antiguo de Jodhpur, Mehrangarh te revela el bullicioso pasado de la región de Marwar. Para los amantes de los paisajes, el fuerte ofrece impresionantes vistas de las llanuras circundantes y en especial Jodhpur la "ciudad azul" cuyas fachadas de casas de colores le da un encanto inigualable a esta ciudad.

3. Templos de Khajuraho, Madhya Pradesh


Mundialmente conocidos como "los templos eróticos" de la India, los monumentos de Khajuraho son tan notables por la delicadeza de sus bellas fachadas como por las figuras tántricas que los adornan. El sitio al oeste de la ciudad es el más visitado, y con razón: este entorno verde contiene algunos de los hermosos templos de la India, una obra de escultura admirada en todo el mundo.

Entre las figuras representadas encontrarás el dios Ganesh bailando en una cavidad, un gracioso trío de ninfas, frisos que representan escenas de la vida cotidiana o batallones de soldados. Khajuraho originalmente tenía 85 templos construidos de 950 a 1050 durante la dinastía Chandela. Hoy hay 25 de estos templos, descubiertos en 1838 por un oficial británico.

4. Monasterio de Thikse, Ladakh


Los sublimes monasterios de Ladakh son muchos, pero si sólo tienes tiempo de visitar uno, elige Thikse en el Valle del Indo. Es, ante todo, la ubicación que impresiona a los viajeros: ubicado en la cima de una colina empinada, es el monasterio construido en el siglo XV. Con vistas al pueblo, el monasterio de Thikse ofrece un ambiente místico en el que los monjes se mueven con total discreción.

Una imponente estatua de Buda (15 metros de altura) reina con orgullo en el interior, posando una mirada ambigua sobre los visitantes. Además de una atmósfera fascinante durante las oraciones budistas, Thikse, que recuerda al Palacio Potala en Lhasa, te ofrecerá una vista espectacular del valle, frente a las laderas gigantescas de un Himalaya en el desierto.

5. Templo Dorado, Amritsar, Punjab


El Templo Dorado es el monumento más sagrado de la religión Sij. Su nombre real es Harmandir Sahib, y fue construido en 1601 y reconstruido en 1764 después de una invasión afgana, este edificio reina sobre la ciudad de Amritsar como un centinela solitario y brillante. El apodo de Golden Temple se debe al dorado completo de su superficie. Está ubicado en el centro de una gigantesca cuenca cuyas aguas tienen un poder curativo y donde nadan pacíficamente enormes carpas koi.

Los peregrinos y los visitantes circulan por esta cuenca a través del Parkarma, una pasarela de mármol blanco que requiere gafas de sol, ya que su resplandor es deslumbrante. El Templo Dorado te abrirá las puertas de su espiritualidad solo si te cubres la cabeza con un pañuelo y cruzas un baño de pies. Una vez dentro, el tumulto fuera de la ciudad se olvida al instante y te sumerges en una atmósfera serena llena de canciones religiosas.

6. Qutub Minar, Delhi


A pesar de sus tonalidades de la ciudad hirviente que asustan más que un viajero recién llegado a la India, Delhi tiene muchos tesoros que ofrecer si uno hace el esfuerzo de explorarlo. Qutub Minar, la torre de la victoria, es una de esas maravillas imperdibles. Simbolizando la ciudad como ninguna otra, el minarete más grande de la India (73 metros de altura) es un brillante ejemplo de arquitectura indo-islámica, construida en arenisca roja y amarilla desde 1192 hasta 1368.

El trabajo de construcción se detuvo con la muerte del sultán que había lanzado este ambicioso proyecto. El complejo es un sitio muy agradable al atardecer, cuando la luz acentúa los colores cálidos de la piedra arenisca. Es un recorrido ideal para terminar un día en Delhi.

7. Las cuevas de Ajanta y Ellora, Maharashtra

No muy lejos de Aurangabad se encuentran las dos joyas arqueológicas de Maharashtra: los sitios de Ajanta y Ellora. Las cuevas de Ajanta, 30 en total, son las más antiguas y fueron talladas en la roca a lo largo de 8 siglos desde el siglo II a. J-C.

La principal atracción del lugar radica en los numerosos frescos budistas que adornan las paredes de las cuevas, bien conservados gracias a la ubicación de lugares que fueron olvidados en muchos siglos. Múltiples estatuas representan la vida de Buda.

La atracción más famosa de Ellora es el Templo Kailash, un edificio colosal entronizado en una cavidad de un acantilado hueco.

8. Ruinas de Hampi


Poner los pies en Hampi es ingresar a un enclave irreal que parece congelado en el tiempo. Hampi ocupa un gran papel en la mitología hindú que lo designa como el lugar de nacimiento del dios mono Hanuman. Históricamente, el sitio fue la capital del reino de Vijayanagar, el último gran imperio hindú desde el siglo 14 al siglo 16.

La invasión de la Confederación de los sultanatos de Deccan en 1565 puso fin al esplendor de Hampi, que cayó en la ruina a lo largo de los siglos. La superficie de los lugares es tal que será difícil ver todo. No te pierdas el templo de Virupaksha en Hampi Bazar, Monolito Lakhshminarasimha, el establo de los elefantes reales, el Lotus Mahal, el Templo Vittala y, finalmente, el templo de Hanuman en la otra orilla del río ideal para la puesta de sol.

9. Catedral de Santa Cruz, Fuerte Kochi, Kerala

El cristianismo también deja su huella en el paisaje indio, heredado de la época colonial. Construido en el pueblo ecléctico de Fort Kochi, la Catedral de Santa Cruz impone su estilo gótico.

En el interior, verás un pilar que data de la catedral original. Además de su agitada historia, Santa Cruz también revela sus adornos ricos y coloridos en todas partes, que contrastan con la blancura uniforme de las paredes exteriores. Una visita que abre las puertas del inusual fervor cristiano en la India.

10. Templo Meenakshi, Madurai, Tamil Nadu


Este imperdible templo de la arquitectura Dravidian fue construido entre los siglos XVI y XVII en honor a la diosa Meenakshi (Parvati) y su esposo Shiva. Se trata de un hito reconocible entre mil gracias a sus 12 torres piramidales que dan acceso al templo y están completamente cubiertos con estatuas multicolores, tómate tu tiempo para observar los detalles. El interior del templo está dividido en varios recintos donde es fácil perderse entre los miles de visitantes diarios, turistas y peregrinos.

Algunas columnas están hechas de "granito musical", que resuenan con diferentes sonidos cuando son golpeadas. El templo sigue siendo un lugar de culto en alta actividad.

Articles You May Like

Symbol of Thailand....Temples.
Amara Marine
October 16, 2018